Saltar al contenido principal

Hetero, Gay, Bisexual, Lesbiana, en el placer no hay etiquetas

Es curioso que en la actualidad todas las personas se empeñen en usar etiquetas para poder identificar todo, y eso incluye la sexualidad, por muy curioso que eso pueda sonar eso limita las relaciones, porque las personas se limitan a vivir de acuerdo a las etiquetas que los demás le asignaron o las que ellos mismo se asignaron sin darse cuenta lo mejor es vivir su sexualidad sin limitaciones.

Las etiquetas limitan

Todas las personas tratan de vivir según las etiquetas que creen correctas, por ejemplo, si alguien dice ser heterosexual no pensara jamás en la posibilidad de besar a alguien de su mismo sexo así sea por curiosidad, pero no se da cuenta de que eso limita su sexualidad, porque limita sus instintos.

Pero lo cierto es que en el placer no deberían existir las etiquetas, todos deberían entender que el hecho de incluir en un encuentro sexual a alguien de tu mismo sexo no te hace gay, lesbiana ni bisexual, el hacer eso solo te convierte en una persona que disfruta libremente de su sexualidad.

Esto puede sonar un poco chocante para las personas que tratan de seguir las reglas sociales, porque crea la duda de no saber a que grupo perteneces, pero la realidad es que en el placer no deberían existir limitaciones, lo único importante debería ser que las personas involucradas puedan encontrar satisfacción, sin tener en cuenta las famosas etiquetas.

Placer es placer

Actualmente es bastante común ver que personas que se dicen ser heterosexuales han tenido juegos sexuales con personas de su mismo sexo, sin que eso afecte en lo más mínimo su sexualidad, de hecho, aseguran que gracias a esos juegos han podido descubrir mas cosas sobre su pareja y sobre ellos mismos.

Lo curioso es que muchos aseguran que esos juegos sexuales, sirven para evitar la monotonía en la pareja, porque les permite explorar cosas que no podrían hacer en solitario, por ejemplo, una mujer puede aceptar estar con otra mujer para complacer una fantasía ya sea de ella o de su pareja.

Hay quienes no tienen ningún problema en reconocer que el placer es solo placer, es decir que no hay ningún problema en dejar que su pareja incluya a alguien mas en sus encuentros sexuales, lo curioso es que ese tipo de persona no esta pendiente de las etiquetas, es decir que no le importa que su compañero de juego sea hetero, gay, lesbiana o bisexual, lo único que le importa es que tengan gustos similares y que este dispuesto a brindar placer su compañero.

Es importante aclarar que este tipo de relaciones no son forzadas, y solo se dan entre personas que tengan puntos de vistas similares, pero si lo analizan bien pueden notar que buscar placer sin importar las etiquetas no esta mal, y es que nadie debería limitar su propio placer a las limitaciones que plantea la sociedad, lo correcto es que todos disfruten de su sexualidad.